Tendencia tecnológica actual: trabajo remoto

El trabajo remoto, es una modalidad de empleo organizada, colaborativa y planificada, que permite trabajar desde el hogar, oficinas compartidas (Coworking) o cualquier lugar diferente a una oficina y en la mayoría de casos no obedece a horarios definidos sino a tareas u objetivos a cumplir.

Existen muchas tareas en todo campo laboral que no requieren de la presencia del empleado en el lugar de trabajo y pueden realizarse tranquilamente desde del hogar contando con un computador, tableta o teléfono inteligente con conexión a internet estable, permitiendo a personal trabajar desde cualquier país o momento. Inclusive empresas que promueven la actividad suelen cubrir gastos de internet y teléfono e inclusive entregan sillas ergonómicas, botiquín de primeros auxilios, extintores e iluminación especial.

El trabajo remoto trae beneficios tanto para la compañía como para el empleado, ya que reduce costos y tiempo, promueve objetivos fijos; por lo tanto, aumenta la productividad y estimula la dinámica e innovación. Para el trabajador, el trabajo remoto representa una mayor calidad de vida, invertir menos o nada de tiempo y dinero en trasladarse a una oficina, poder manejar los horarios a su gusto y pasar más tiempo de calidad con su familia.

A continuación hablaremos sobre las ventajas y desventajas del trabajo remoto, y también consejos de como contrarrestar estas desventajas.

Ventajas 

1. No es necesario salir de casa

Cuando trabajas a distancia, puedes ejercer tus actividades en tu propia casa o en cualquier otro lugar donde quieras trabajar, como un espacio de coworking, por ejemplo. La mayor ventaja es que no tendrás que enfrentarte a pequeñas dosis de estrés cotidiano, como:

  • Pasar horas en el tránsito hasta llegar a la empresa o al regresar a casa;
  • Tomar transportes públicos llenos;
  • Enfrentar el mal tiempo, como lluvias y vientos fuertes.

2. Poder pasar más tiempo con la familia

Esta es una gran ventaja, en especial para quienes tienen hijos y quieren acompañar su desarrollo de cerca. Además de ser excelente para los niños, que crecen con los padres siempre cerca, es algo muy interesante para los padres también, principalmente en lo que se refiere al aumento de la calidad de vida.

3. Tener tiempo para proyectos personales

No pienses que son solo las personas que tienen hijos que prefieren trabajar en casa.

Al trabajar de forma remota, seguramente tendrás más tiempo para hacer proyectos personales, por ejemplo estudiar más, ir al gimnasio o incluso aprender un nuevo hobby.

¿Recuerdas que hemos dicho que no necesitas salir de casa para ir a la empresa?

Por ello, todo el tiempo empleado en el trayecto de ida y vuelta del trabajo a casa lo puedes aprovechar reutilizándolo en actividades específicas. Recuerda que, siempre y cuando organices bien tu tiempo, lograrás transformar en realidad los planes que has dejado atrás debido a otras necesidades que considerabas en su momento más importantes.

4. Poder trabajar desde cualquier lugar del mundo

Ya que el trabajo remoto no requiere una oficina específica para que desenvuelvas tus actividades, puedes trabajar desde cualquier lugar del mundo, siempre y cuando tengas acceso a Internet. Esta es una gran ventaja porque puedes conocer otros lugares y culturas sin tener que renunciar a tu carrera.

5. Lograr ser más productivo

En muchos casos se ha comprobado incremento de productividad en empleados que trabajan desde su hogar ya que logran centrarse en resultados y se reducen los tiempos “muertos” que cada vez son mayores en oficinas que no trabajan en base a objetivos. Muchas personas trabajan mejor en ambientes silenciosos.

Algunas personas se sienten más dispuestas por la mañana, mientras que otras prefieren la noche. Independientemente del horario que elijas, recuerda siempre que tienes que adecuar tus tareas a horarios en los que puedas trabajar mejor y, por lo tanto, seas más productivo.

Desventajas

No todo es color de rosas, ya que el trabajar a distancia también presenta algunas desventajas como:

1. La Falta de organización

Un gran problema afrontado por quienes trabajan remotamente es la falta de organización, principalmente en lo que se refiere al espacio de trabajo. Si trabajas en casa, te puede resultar difícil dedicar un ambiente específicamente para trabajar. Esa dificultad, con el paso del tiempo, puede terminar confundiendo los horarios de ejercer tus tareas profesionales con los quehaceres de la casa.

Es muy importante que definas no únicamente los horarios para trabajar, sino que también tengas un espacio físico para concretarlo. Además de evitar problemas, como los dolores de columna por trabajar todo el día sentado en la cama, les ayudas a tu cuerpo y cerebro a entender que ese período específico es para tus actividades profesionales.

2. Acumulación de tareas

Puede ser que, por trabajar en casa, asumas más actividades de las que realmente logras realizar, lo que resulta en retrasos de entrega o incluso noches mal dormidas para lograr cumplir los plazos establecidos.

Además de perjudicar tu salud, es probable que no ejecutes tus tareas de la mejor manera posible. Por eso te aconsejamos que, aunque puedas trabajar en el sitio y el momento que quieras, recuerde asumir la responsabilidad de aquello que realmente puedes hacer.

3. Aislamiento

Trabajar solo tiene sus ventajas principalmente en lo que se refiere al silencio. Sin embargo, con el paso del tiempo, puede que sientas algo de aislamiento y soledad.

Internet surgió para facilitar nuestra comunicación con quien está lejos, pero ella también puede agravar el contacto, principalmente cuando las personas no necesitan conversar personalmente para tomar una decisión.

Si comienzas a sentir falta de trabajar cerca de otras personas, hoy en día hay espacios de coworking en los que tienes la posibilidad de llevar tu ordenador personal y trabajar cerca de otros profesionales como tú.

Además, una alternativa es participar en eventos presenciales de tu área no únicamente para adquirir más conocimiento de mercado, sino también para conocer a personas diferentes.

4. Problemas de comunicación

El hecho de que no participes presencialmente, es decir, en contacto con otras personas que trabajan contigo, puede ocasionar problemas de comunicación, los famosos malentendidos. Eso sucede principalmente si trabajas en una empresa que no tiene una sede y permite que todos sus empleados ejerzan sus actividades en sus casas.

Para evitar este tipo de contratiempo, trata de cuidar de la claridad con la que te expresas en tus emails y mensajes en aplicaciones (si eligen usar una para comunicarse). Otra opción es siempre hacer reuniones por videoconferencias o llamadas telefónicas. Al oír la voz de las personas y ver sus expresiones, la comunicación queda mucho más clara.

5. Aumento de los gastos domésticos

¿Recuerdas que dijimos que para tener un trabajo remoto necesitas tener acceso a Internet?

Si no tienes un buen plan de Internet en tu casa, es probable que tengas que contratar uno mejor. Además, es posible que aumente el costo de tu cuenta de energía, ya que necesitarás un ordenador conectado durante mucho tiempo, además de la luz encendida durante el horario en el que elijas trabajar.

Puede que también aumenten tus gastos de alimentación, ya que te quedarás todo el día en casa. Pero si sabes organizarte y prever tus gastos, lograrás prepararte financieramente para ese tipo de costos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *